Nuestra web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación Aceptar.
Puede conocer nuestra política de cookies.
El montaje de las carretas  
ESTAMPAS DEL ROCIO
  EL MONTAJE DE LAS CARRETAS

 Las carretas se preparan para navegar por las arenas
Carretas de Sevilla Fabrica del Artilleria
JULIO DOMINGUEZ ARJONA
Sevilla 14 de Mayo 2002
Lo mimso que existe una priostía de Semana Santa de montaje de pasos y una "priostia" de Feria de montaje de casetas; El Rocio no iba a ser menos, tambien hay una oculta y callada labor de priostia rociera, que despues hacen el milagro de verse esas hileras de carretas atravesando el Quema o la Raya Real .-

Aqui tambien esta el rollito de alambre, la rueda de calentito de la ilusión y donde antes habia un carro que dormia el sueño de los justo en algun almacen de un cortijo  apareceran , estas carretas con su palio de arquillos , tableros y cortinas que se balancearan al vadear algún rio o al atravesar una jollanca .-

En el trascón ( la parte baja ) estaba el alamcen de la comida ( conservada en sal o aceite ) y la bebida ( metida en nieve ) de facil acceso para los romeros ; en su parte superior con puntales y tableros el dormitorio y en la parte alta de los arquillos con cañas el "armario" donde se cuelgan las faldas rocieras y las chaquetillas de repuesto .-

De la carreta sobresale la aguja donde van uncidos en yunta ( lo que se enganchan son los caballos , en los carruajes )  los bueyes, toros o vacas .-



 
Casi todo el proceso de montaje 
Carretas de Sevilla Fabrica del Artilleria

De todas formas todo esto no deja de ser una tradición romantica mantenida por unas pocas hermandades. Hoy lo que impera en el camino del Rocio, dada una busqueda de una  comodidad extrema son las carriolas, con cuartos de baños alicatados hasta el techo, toldos modelo tiendas de Todo a 100, ( hoy 0,60 euros) ruidosos generadores de gasolina por aquello de que ya hasta la comida se lleva congelada y tiradores de cerveza, que hacen que los noches del camino sea lo mas parecido , a dormir en una obra permanenete sin enganche de luz .-

Hay una absurda tendecia a volver a todo esto; a esos caminos silentes donde se hoy el crujir de la madera de las ruedas, las cuerdas a donde van uñidos los bueyes a las voz de boyero  . Esto es precioso pero imposible y el que diga esto es que no ha ido a ninguna parada de cualquiera de las hermandades rocieras que cada dia recuerdan mas a un aparcamiento de camiones .-

Por eso cuando vean ese rosario de carretas blancas cruzar ante usted sin saberlo estará realizando un romántico viaje en el tiempo a un Andalucía escapada del Romacero del Ochocientos de Fernando Villalon  . Disfrute con  la visión.-



 
 

VOLVER A PAGINA PRINCIPAL
VOLVER AL ESPECIAL ROCIO