Nuestra web usa cookies propias y de terceros para mejorar la navegación Aceptar.
Puede conocer nuestra política de cookies.
LA MACARENA ENTRANDO EN EL HOSPITAL   
EL COLECCIONABLE 
DE
LA SEVILLA QUE NO VEMOS

 


LA MACARENA ENTRANDO EN EL HOSPITAL
 
 
 
 
JULIO DOMINGUEZ ARJONA
Sevilla 20 de Enero  de 2006

Don Victor José Gonzalez Ramallo nos hace como siempre esta interesante entrega :

 La reorganización de los fondos del  Coleccionable de la Semana Santa  ha dejado al descubierto una ausencia difícilmente justificable. Nosotros éramos conscientes de esta ausencia no premeditada y revolvíamos día tras día nuestros archivos buscando una imagen inédita, que tratándose de devoción tan popular se resistía a aparecer. La situación nos recordaba a la de un pregonero de los años cincuenta, galeno como el que suscribe, cuyo Pregón iba alcanzando su final ante la ansiedad del público del teatro San Fernando. De hecho, el último párrafo de su Pregón de Semana Santa comienza con "Y DIREIS... ¡¡¡NO LA NOMBRA¡¡ Y es, que, como el mismo Dios, se la nombre o no se la nombre, siempre está presente".

 Encontrar un aspecto desconocido de la Macarena nos ha supuesto un reto que no podíamos aplazar. Por ello hemos traído la fotografía de hoy, que si bien carece de la luminosidad que irradia la contemplación de su bendito rostro, concita aspectos muy singulares. Vemos la trasera de su inconfundible palio rojo en la versión original de Rodríguez Ojeda antes de que fuera suprimido por Caro en 1942 el terciopelo grana de las bambalinas. El manto parece que se trata del conocido como el "de tisú" igualmente juanmanuelino y estrenado en 1930. Pero sin duda lo que más llama la atención y nos permite situar históricamente la toma es el marco arquitectónico y el ambiente popular. Con respecto a este último tras el palio destaca un tricornio y muchos de los asistentes saludan con el brazo derecho extendido lo cual nos sitúa inevitablemente en los años de la Guerra Civil o de la postguerra inmediata antes de la prohibición por el Cardenal Segura de este tipo de saludo dirigido a las Sagradas Imágenes. Para ser exactos el saludo brazo en alto era obligatorio para la población civil al interpretarse el himno nacional en cualquier acto público desde abril de 1937 hasta septiembre de 1945. Por tanto este saludo no se dirigía propiamente a las Sagradas Imágenes si no como homenaje a la interpretación de la Marcha Real, símbolo recuperado de España. Por tanto asistimos al momento en el que el paso de palio de la Virgen Macarena está culminando su entrada en el templo. 

Ahora bien, de que templo se trata. Algunos pensaran al ver la fachada renacentista con arco de medio punto flanqueada por columnas de fuste estriado en la Iglesia de la Anunciación, sede provisional de la hermandad tras la destrucción de San Gil en 1936. Sin embargo la presencia de columnas pareadas y de tres relieves de mármol blanco con las Virtudes Teologales nos llevan a buscar otro escenario. Concretamente la iglesia que ocupa uno de los patios delanteros del Hospital de las Cinco Llagas. Este grandioso edificio está ocupado desde 1992 por el Parlamento de Andalucía, constituyendo la iglesia la sala de plenos.

 El forzoso traslado de la cofradía macarena a la Anunciación podía suponer su alejamiento de su barrio tradicional en su salida procesional. Para intentar remediarlo en la Semana Santa de 1937 la procesión hizo a la vuelta un extraordinario rodeo para acercarse al mismo, entrando en los patios del hospital que a la sazón hacía honor a su nombre atendiendo a los numerosos heridos de la contienda fraticida. Una vez realizada la visita y en la misma mañana del Viernes Santo, retornó a la Anunciación. A partir del año siguiente se consideró el recorrido como exagerado para hacerlo en una sola jornada y la Virgen quedaba depositada en la iglesia del centro hospitalario para regresar en procesión gloriosa el Domingo de Resurrección a su sede provisional. Esto ocurrió hasta que en 1942 la hermandad pudo retornar a la parroquia de San Gil una vez parcialmente restaurada.

No era la primera vez que la cofradía hacía estación en el Hospital de las Cinco Llagas pues ya lo había realizado a mediados del siglo XIX el cuerpo de nazarenos y el paso del Cristo de la Sentencia, pero entonces los devotos de la Virgen de la Esperanza impidieron su entrada en el recinto. Una leyenda afirmaba que la Virgen fue propiedad inicialmente de la institución hospitalaria, realizándose un intercambio de la imagen por un reloj de pared. Entre las cláusulas de recisión del contrato se establecía que si la Virgen de la Esperanza traspasaba las puertas del Hospital, la imagen volvería a ser de su propiedad. Los huertanos decimonónicos dieron pábulo a esta leyenda, pero los macarenos del siglo siguiente hicieron prevalecer sus deseos de tener cerca aunque fuese por unas horas a su Bendita Madre, exiliada todo el año lejos de su barrio, sobre el hipotético riesgo de perderla.

 Para documentar el recorrido insólito de estos años (1938-1941) aportamos de nuestra colección las hojas correspondientes a la Madrugada del programa oficial del ayuntamiento de 1938.
 
 


 
 
 
 


Correo con el autor
VOLVER PAGINA PRINCIPAL DE LA SEVILLA QUE NO VEMOS
VOLVER ESPECIAL SEMANA SANTA DE SEVILLA
VOLVER COLECCIONABLE Y ESTAMPAS DE LA SEMANA SANTA SEVILLANA
VOLVER ANECDOTAS Y CURIOSIDADES DE LA SEMANA SANTA DE SEVILLA
 
 

Pagina diseñada y administrada por Julio Dominguez Arjona .
Copyright ©  Fotos y texto Victor José Gonzalez Ramallo Prohibido expresamente cualquier reproducción total o parcial de las fotos , y textos sin autorización expresa y escrita del autor